Investigación

En los últimos 10 años, y particularmente en los países más desarrollados, es posible observar un crecimiento constante y bastante acelerado del consumo de productos derivados del fruto del granado (Punica granatum L.), esto como parte de la expansión que viene experimentando, a nivel mundial, la demanda por alimentos funcionales. La granada es un fruto rico en antioxidantes (se ha demostrado que contiene tres veces lo que contiene el té verde y el vino tinto) al que se le han comprobado efectos benéficos de protección contra enfermedades crónicas, como problemas cardiovasculares y cáncer.


Dadas las condiciones edafoclimáticas de Chile, al igual que ocurre con otros productos como el vino, aceite de oliva y berries, es posible esperar un alto contenido de compuestos antioxidantes de la familia de los Polifenoles (antocianos, flavanoles, flavonoles, ácidos fenólicos, entre otros) en frutos y productos agroindustriales derivados de la granada.


En la actualidad la producción de granada se concentra en la III y IV regiones de Chile, con algunos productores en otras regiones, los cuales han obtenido su material vegetal por importación directa o de viveros nacionales como el del Campo Experimental Agronómico "Las Cardas" ubicado en la IV región y dependiente de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile. Durante el año 2007, se ha observado una alta demanda por plantas del granado estimándose que, tan sólo durante este año, se triplicará la superficie plantada con granado en Chile.

Dada la alta demanda por alimentos funcionales derivados de la granada en países como Estados Unidos y Canadá, hoy existe la posibilidad de diversificar la oferta productiva de las regiones donde se cultiva la granada en Chile, como una forma de innovar incursionando en su uso agroindustrial. Por otra parte, la comercialización del fruto en fresco es aun bastante restringida a algunos grupos étnicos y se encuentra, a pesar de sus beneficiosos efectos en la salud, lejos de ser de un consumo masivo, dado que el fruto entero es bastante difícil de pelar. Por esta razón, se ha observado que la industrialización bajo la forma arilos mínimamente procesados (granos envasados listos para consumir), que se pueden exprimir para obtener jugos naturales, y los jugos concentrados, son dos productos que resultan muy atractivos para los consumidores.

Investigaciones realizadas en la Universidad de Chile